Un venezolano extraordinario, Humberto Fernández Morán. El inventor del Bisturí de Diamante.

Humberto Fernadez Moran

Humberto Fernadez Moran By IVIC (Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas), via Wikimedia Commons

Nació en  Venezuela, en la ciudad de Maracaibo (Edo. Zulia) el 18 de febrero de 1924.  Fue un médico y reconocido científico venezolano en el campo de las ciencias físicas y biológicas que recibió en 1967 el premio John Scott por su invento, el bisturí de diamante. Contribuyó al desarrollo del microscopio electrónico y fue la primera persona en introducir el concepto de crioultramicrotomía.

Estudió medicina en la Universidad de Múnich donde se graduó summa cum laude en 1944. Posteriormente realizó un internado en neurología en la Universidad George Washington desde 1945-1946. Desde 1946 hasta 1948 hizo una residencia en la clínica de neurocirugía en Estocolmo, mientras se dedicaba como investigador desde 1947-1949 en el Instituto Nobel de Física y luego por tres años (1948-1951) en el Instituto de Investigación Celular y Genética, parte del Karolinska Institutet en Estocolmo. En 1951 recibió una maestría en biología celular y el año siguiente su doctorado en biofísica de la Universidad de Estocolmo.

En el año 1954, Fernández-Morán decide retornar a Caracas después de persuadir al gobierno dictatorial de Marcos Pérez Jiménez sobre la necesidad de contar con un centro de investigación de alto nivel fundando así el Instituto Venezolano de Neurología e Investigaciones Cerebrales (IVNIC),  dándole una magnífica ubicación geográfica en la cumbre de una montaña llamada Altos de Pipe en el Estado Miranda y que, a partir de 1959, se convirtió en el actual Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), donde se creó la Biblioteca Científica de Latinoamérica y se instaló el primer reactor nuclear de Latinoamérica, convirtiéndose así Venezuela, en el primer país de América del Sur en tener operativo un reactor Nuclear. Aunque en la actualidad ya no se encuentra en funcionamiento.

Fue Ministro de Educación al final del gobierno de Marcos Pérez Jiménez, sólo duró 12-13 días en su puesto como Ministro y al ser derrocado Pérez Jiménez se vio forzado a salir de Venezuela en 1958.

En 1959 contribuyó al uso de la crío-fijación y técnicas de preparación de baja temperatura usando helio II aplicándolas al estudio de la ultraestructura de tejidos e hizo importantes contribuciones al conocimiento de la estructura del nervio.

En 1960 propuso por vez primera observar directamente muestras hidratadas congeladas (“frozen-hydrated”), construyendo el primer crío-microscopio electrónico y el primer crío-portamuestra, con lo que introduce el concepto de crío-microscopía electrónica, siendo considerado por la Universidad de Harvard en la lista de los 100 estudiosos que más aportaron al desarrollo científico del siglo pasado.

Después de su exilio de Venezuela, Fernández-Morán fue contratado por el Hospital General de Massachusetts como asistente de biofísica del servicio de neurología hasta el año 1962. Durante esos 4 años en el Hospital estadounidense, Fernández-Morán dio charlas y discursos en el departamento de Biología del Instituto Tecnológico de Massachusetts e investigador asociado de la Universidad de Harvard.

En 1962, Fernández-Morán fue contratado como profesor del Departamento de Biofísica, parte del Instituto Enrico Fermi de la Universidad de Chicago  y dio clases en diferentes Universidades, como el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Estocolmo.

Durante su exilio fue uno de los científicos que aportó más al desarrollo del proyecto de la NASA en el programa Apolo. Al regresar de su vuelo espacial los astronautas del Apolo 11 con muestras del suelo lunar, la NASA le confió el corte de esas muestras con el extraordinario “bisturí” de diamante y lo designó investigador principal en el programa lunar implementado por los Estados Unidos.

El Dr. Humberto Fernández-Morán muere en  Estocolmo, Suecia, 17 de marzo de 1999, el cuerpo fue cremado y sus cenizas descansan hoy en su segundo hogar, Estocolmo, Suecia.

Humberto Fernández Morán un venezolano ejemplar.

Fuente: Genios y científicos

Deja un comentario

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: